Características del Impuesto General a las Ventas (IGV)

| 20 marzo, 2018 | 0 Comentarios

El Impuesto General a las Ventas (IGV), consiste en un impuesto obligatorio que engloba a todas las fases de producción y distribución de un producto, el cual será atribuido al consumidor final. Este impuesto por lo general se le agrega al precio de compra de los productos a los que les corresponde.

A las operaciones gravadas con el IGV se les aplica una tasa del 16% sumándole una tasa del 2% por el Impuesto de Promoción Municipal (IMP), así, cada operación gravada queda con un ajuste total  del 18% al precio base.

El IGV se determina bajo el método de base financiera de impuesto contra impuesto. Eso quiere decir que al valor del impuesto aplicado en las ventas se le va a restar el impuesto gravado en las adquisiciones de sus productos. De esta forma se caracteriza por ser un impuesto no acumulativo ya que se aplica por ciclo económico.

Las operaciones gravadas con el IGV se clasifican, a grandes rasgos, en:

  1. Venta de bienes muebles en el país
  2. Prestación o utilización de servicios en el país.
  3. Los contratos de construcción.
  4. Primera venta de inmuebles que realicen los constructores.
  5. Las importaciones de bienes.

Inafectación

Bajo ciertas condiciones el Estado puede dejar bajo estado de inafectación a algunas operaciones, unas cuantas de estas son:

  • Al momento de exportar bienes o servicios, así como los contratos de construcción ejecutados en el exterior.
  • Al arrendar bienes muebles e inmuebles.
  • Al realizar traspaso de bienes usados sin involucrar alguna actividad empresarial.
  • Si se deben transferir muebles para la reorganización de empresas.
  • Al entregar bienes en instituciones educativas.
  • En asuntos relacionados con juegos de azar.
  • En la importación de bienes donados a entidades religiosas o en el exterior.

Exoneración

Según el Apéndice I Operaciones de venta e importación exoneradas y el Apéndice II Servicios exonerados; una importante variedad de productos para la siembra, animales de ganadería y servicios públicos son exonerados de sus responsabilidades con el IGV.

En dado caso que los contribuyentes deseen renunciar a dicha exoneración podrán hacerlo pagando el impuesto total de las operaciones comprendidas en el Apéndice I. Para esto, deben presentar una solicitud de renuncia al SUNAT, la cual se hará efectiva desde el primer desde el primer día del mes siguiente de aprobada la solicitud.

Una vez realizada la renuncia, esta es irrevocable y el contribuyente no podrá acogerse nuevamente a la exoneración establecida en el Apéndice I del Decreto, comenzando las actividades utilizando el crédito fiscal desde el momento que se hace efectiva la renuncia.

Si antes del momento de solicitar la renuncia o de que esta se haya hecho efectiva, el contribuyente hubiera gravado alguna de sus operaciones, la renuncia no será aprobada, sin embargo podrán solicitar la devolución de los montos pagados al fisco del impuesto trasladado.

Infórmate de todo lo que necesitas saber sobre el IGV, visitando: orientacion.sunat.gob.pe, o haciendo clic aquí.

 

Tags: , ,

Categoría: IGV

Deja un comentario


Logo FinancialRed